Sobre los manzanos

Este blog ha resurgido una y otra vez, ha ido de reinauguraciones prometedoras a pausas prolongadas. Tanto en la ilusión de fertilidad como en los silencios aparentemente estériles ha permanecido como un ejercicio de curiosidad transformado en escritura. Después de numerosos ensayos ha encontrado un lugar apropiado para extenderse alrededor de un propósito. El propósito se lo ha prestado la materia orgánica y el único planeta en donde se pueden cultivar manzanos).


La historia de otros manzanos


Hay varias versiones sobre el inicio de la domesticación de la planta pero ninguna es muy clara. Parece que Malus (el género de árboles y arbustos que producen manzanas) es un árbol originalmente de Asia que fue tomado y cultivado por los europeos y posteriormente introducido a lo que se llamó América. Allí se ha adaptado a las circunstancias climáticas de la línea del Ecuador, en donde solo se puede cosechar en las condiciones climáticas que propician las alturas.

El fruto de Malus ha sido importante para las generaciones que se han dedicado a cultivarlo y a aplicar cambios a la planta a través del proceso de selección para obtener manzanas de otras características, resultado de la adaptación a las condiciones en las que surgió alguna planta "original". Se necesitan bajas temperaturas para cultivar y cosechar manzanas.

Hay miles de tipos de variedades que arrojan frutos de colores y formas diferentes. Su sabor pasa por toda una gama de dulces y ácidos que responden también a cada obstáculo del árbol en su carrera por elevar el fruto.

Las variedades de Malus son innumerables en ejercicios narrativos que esperan no abrumar al lector que no esté interesado en la botánica. Las domesticadas nos ofrecen frutos comerciales que reposan en los supermercados de gran parte del planeta. Las manzanas silvestres, por otro lado, tienen numerosas historias que a menudo se esconden en caminos poco transitados. Thoreau le dedicó un libro a este tipo de manzanos y a sus frutos (Wild Apples), y en su adaptación de una cita de Bodeo (y en mi traducción) describe tal variedad así:
Ni siquiera si tuviera cientos de lenguas, cientos de bocas,
o una voz de hierro, podría describir todas las formas
y reconocer todos los nombres de estas manzanas silvestres.

Aunque Thoreau se refiere concretamente a las manzanas silvestres (Crab Apples, las manzanas silvestres de América del Norte), estos versos podrían extenderse a las manzanas en todas sus formas. Domesticadoss o silvestres, los árboles de la familia Malus nos dejan densas colecciones de historias y de frutos que crecen en diversas condiciones con o sin ayuda de las manos humanas.

Las manzanas han pasado tanto tiempo entre mordidas humanas que parecen siempre haber estado entre nosotros. Sin embargo Malus doméstica, la variedad del árbol del que proviene el fruto que conocemos como la manzana "estándar", parece ser uno de los primeros árboles domesticados por los humanos. Una semilla fosilizada del período Neolítico en Inglaterra parece ser la señal más antigua.


Narrativas y manzanas


Pero si la botánica es aburrida para algunos, también puedo introducir las conocidas historias humanas. Desde hace milenios la manzana está integrada a las narrativas. No olvidamos las tantas mitologías extendidas alrededor de la redondez del fruto. Una manzana (dorada) provocó que tres diosas se disputaran el título de la más bella, disputa que finalmente condujo a una de las guerras más famosas de la literatura. En la mitología judeo-cristiana una mordida a la manzana del árbol del conocimiento fue suficiente para la expulsión del paraíso. En la mitología nórdica la manzana dorada cultivada por Iðunn concede la inmortalidad a los dioses.



Una manzana ha bastado para propiciar momentos de inspiración que cambiarían la historia de cómo entendemos el funcionamiento de la materia. Así se fijó en los libros con la anécdota de Newton y su vinculación de ideas entre la caída de la manzana y la permanencia de la Luna alrededor de la Tierra. 

En episodios menos inspiradores pero más recientes, la manzana ha aparecido en comerciales de pasta para prótesis dentales y solo ha faltado una mordida y comprobar que los dientes siguen en su sitio y no incrustados en el fruto para constituir la prueba más contundente de la eficacia del producto. En otro episodio, aún más reciente, se ha concluido según la neo sabiduría popular conservada para la historia en un verso de Ricky Martin que “si Dios puso la manzana fue para morder”.

Más allá de sus posibles cualidades mágicas y de las narrativas en las que ha sido un elemento trascendental que ha conectado a algún individuo con algún suceso, la manzana y los manzanos han acompañado a los humanos en su transformación histórica.

Es la manzana tal vez uno de los frutos más populares en el mundo. Cualquier individuo con dientes o con prótesis ha pronunciado la palabra que la invoca. Cualquier individuo aprendiendo un idioma diferente al suyo se ha encontrado muy pronto con esta palabra en esa nueva lengua. En muchos casos ha tenido que asignarle una nueva sonoridad e inclusive un nuevo género.

Comer de ella, hablar de ella, escribir a partir de ella, evocarla en otra lengua, incluirla en un verso… Todas han sido prácticas antiguas que le han dado forma al tiempo y a cientos de historias naturalmente humanas. Y todo de esto, por supuesto, a partir de un árbol de manzanos.sobre los manzanos

Navegación de entrada

Herederos de la crisis climática